La Corregidora, una historia que resuena hoy

La Corregidora, una historia que resuena hoy

Querétaro está marcada por una mujer. El centro, su estadio de futbol, grandes paisajes de la historia son consecuencia de la valentía de María Josefa Ortiz, mejor conocida por todo México como la Corregidora.

El Bajío fue el escenario donde la guerra de Independencia tomó forma: los personajes que iniciaron la guerra vivían en Guanajuato y Querétaro. Sin embargo, fue en Querétaro donde las ideas moldearon lo que sería el movimiento independentista, específicamente en la casa de la Corregidora y su esposo, Miguel Domínguez.

Ahí la conspiración se disfrazó de “tertulias literarias”. A estas asistían militares, políticos, abogados, sacerdotes, artistas e intelectuales. Un par de traidores hicieron que se encarcelara a algunos independentistas, mientras que a Josefa Ortíz la encerraron en su cuarto. Sin embargo, su tenacidad hizo que diera aviso a sus compañeros para que adelantaran los planes y el resto es historia conocida.

Josefa pasó años encarcelada y sentenciada por el delito de traición. En 1817 recupera su libertad y es testigo cuatro años después de la consumación de la independencia del Imperio de México. 

La vida de Josefa Ortíz resuena hoy, en medio de la lucha de las mujeres por la igualdad y el reconocimiento de su papel en la historia. La Corregidora es una de las madres de esta patria; tuvo un papel fundador de este país, tanto como Hidalgo, Morelos y Guerrero. 

Vale la pena adentrarse en su biografía. Por ello, te recomendamos la lectura del libro “Tres golpes de tacón: doña Josefa Ortiz de Domínguez, la Corregidora de Querétaro que cambió la historia de México”, de la autora Rebeca Orozco.